viernes, 22 de agosto de 2014

Recetario: Hummus



El Hummus es un plato muy típico de los países de Oriente medio y la costa mediterránea. Siendo su base un puré de garbanzos con limón y Tahine (pasta de sésamo), existen muchas variantes en su receta. Su base de garbanzos lo convierte en un acompañamiento muy saludable, al contener una excelente proporción de carbohidratos y proteínas.



Sin embargo, desde que este plato se puso de moda empezaron a aparecer en el mercado preparados industriales que, si bien suelen ser deliciosos, contienen altas cantidades de grasas en su composición. Generalmente, innecesarias. Es por ello que la mejor opción es siempre preparar el Hummus en casa, controlando así qué nos llevamos a la boca. Por tanto, os dejo la receta que yo suelo preparar.

Cómo preparar el Tahine:

Para preparar el Tahine (pasta de sésamo), tostamos las semillas de sésamo en una sartén sin aceite, con cuidado, pues el sésamo quemado amarga el sabor. Una vez tostado, se vierte en un vaso de batidora, y se añade una cucharada de aceite de sésamo, dos de aceite de oliva, y una de aceite de girasol (podéis jugar con la mezcla de aceites, si no queréis tanto sabor a sésamo sustituid su aceite por una cucharada adicional de oliva o girasol, o incluso, si queréis un Tahine más espeso, restad una cucharada de aceite). Añadir una pizca de sal, y batir hasta que la mezcla no tenga semillas enteras.

Preparando el Hummus:

Dejar los garbanzos en remojo una noche, y hervirlos hasta que estén tiernos. Escurrir. Si usamos un bote de garbanzos cocidos, verter en un escurridor y lavar, eliminando el líquido que los acompaña. Verter los garbanzos en un bol, añadir un diente de ajo grande, la sal, el zumo de medio limón, y el Tahine preparado previamente. Batir hasta que toda la mezcla sera homogénea. En este punto, iremos añadiendo agua en pequeña cantidad, volviendo a batir tras cada adición. Buscamos conseguir una textura a nuestro gusto, siendo la más habitual una similar al guacamole, aunque podemos espesarla según nuestras preferencias (en mi caso, lo prefiero más espeso). Si deseamos acentuar el sabor a limón, añadiremos el resto de zumo antes que el agua.

Vertemos el Hummus en un bol o fuente. Con una cuchara, creamos un pequeño hueco en el centro, y añadimos un chorrito de aceite de oliva. Y ya solo nos queda disfrutar de este maravilloso plato.

Variantes:

Podemos añadir más o menos Tahine, limón y ajo, al gusto. El Tahine, si no queremos prepararlo, podemos comprarlo ya elaborado. En tal caso, la cantidad habitual para 500g de garbanzos son dos cucharadas grandes de Tahine. La propia pasta del Hummus admite media cucharadita de comino molido, que le da un sabor más especiado, o incluso un par de cucharadas de pimiento morrón, que deben ser molidos con el resto de la mezcla. Aparte, podemos añadir un poco de pimentón dulce al servirlo, o perejil freso.

Este plato puede servirse como guarnición en el almuerzo. Aunque habitualmente se consume con pan de pita, no es estrictamente necesario, pues puede, perfectamente, acompañar a carnes.

5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Tambien se pueden comer con bastoncitos de verduras crudas,o hacer chips de verduras o tofu (cortandolo en laminitas finas y secandolas en el horno) o directamente especiar y salpimentar los garbanzos y hornearlos para picar (como los frutos secos pero sin freir)

    ResponderEliminar
  3. Como me gusta el hummus!! gracias por la receta!

    ResponderEliminar
  4. Acabo de conocer tu blog,y ya me lo he leido entero,he visto tu cambio,el de tu hermana y de varias youtubers más y me parecen excelentes!! Voy a empezar a llevar a cabo tus consejos para de una vez x todas quitarme los kilos que me sobran y volver a ser la persona que era.

    ResponderEliminar
  5. mmm con lo que me gusta el hummus, ya no tengo excusa para hacerlo en casa, gracias por la receta.

    ResponderEliminar