lunes, 16 de febrero de 2015

Receta de Moussaka Fit



La moussaka es un plato tradicional en los Balcanes y medio oriente, aunque hoy en día la más conocida es la versión griega. Se asemeja a una lasagna en la que las capas de pasta son sustituidas por berenjena. La versión tradicional del plato lleva bechamel y es algo más grasa, pues requiere fritura en la preparación. Pero, usando un truco muy sencillito, podemos conseguir un plato sano y equilibrado, bastante más bajo en calorías: sustituir la bechamel por una sabrosa crema de calabacín bien especiada.



¿Os animais?

¡Ahí os la dejo!



Bechamel de calabacín:
Se prepara como una crema de calabacín. Pelamos y cortamos la cebolla con un corte grueso. Pelamos los calabacines y los cortamos en medias rodajas finas. En una olla, preferiblemente express, ponemos un poco de aceite de oliva y empezamos a sofreír la cebolla. Añadimos los calabacines, y sofreímos juntos hasta que veamos que las verduras están ligeramente pochadas. Si lo hemos cocinado en olla express, cerramos la olla, y dejamos que cueza unos 15 o 20 minutos. Si hemos usado una olla normal, añadimos un poco de agua, hasta que esté justo cubriendo la verdura, y hervimos hasta que todo quede bien tierno. Finalizada la cocción, añadimos los quesitos o la leche opcional y las especias. Batimos las verduras hasta que quede una crema fina y sin grumos. Debe quedar como una crema espesa.

Preparación de la Mousaka:
Lavamos as berenjenas, le retiramos el tallo, y cortamos en rodajas de aproximadamente medio centímetro. Añadimos sal sobre las rodajas de berenjena, y dejamos que expulsen el líquido. Mientras tanto, cortamos fínamente las cebollas y el ajo, y los sofreímos en aceite de oliva. Añadimos la carne, y si queremos, algunas verduras opcionales, como pimiento. Una vez pochadas las verduras y cocinada la carne, añadimos el tomate triturado, y las especias. En este punto, también opcionalmente, podemos añadir junto a la sal y pimienta, un poco de canela molida. Dejamos que se cocine bien el sofrito con carne.
Lavamos las berenjenas y las escurrimos. En una sartén con aceite de oliva, las pasamos hasta que estén tiernas. Si han tomado mucho aceite, las dejamos reposar en papel de cocina.
Precalentamos el horno a 180ºC.
En un recipiente apto para lasañas, colocamos una capa de rodajas de berenjenas formando la base de la moussaka. Añadimos una capa del sofrito, y la cubrimos con otra capa de berenjenas. Montamos capa sobre capa. Si lo deseamos, podemos añadir en alguna de las capas un poco de la bechamel de calabacín. Tras colocar la última capa de berenjenas, cubrimos con la nechamel de calabacín.
Introducimos la bechamel en el horno, durante 15-20min. La sacamos, cubrimos con queso rallado bajo en grasa, y volvemos a introducir en el horno. Dejamos que el queso gratine a nuestro gusto.

Plato delicioso, que va mejor para almuerzos, pues es consistente. ¡Espero que la disfrutéis!

1 comentario:

  1. Tiene buena pinta, deseando de probarla.
    Este finde la hago, a ver que tal.
    Gracias por la receta!

    ResponderEliminar